Positividad tóxica: por qué ser positivo todo el tiempo afecta tu salud

¿Qué es la positividad tóxica?

La positividad tóxica es la actitud que mantiene un optimismo permanente y excesivo ante cualquier circunstancia, negando, invalidando y minimizando los demás estados emocionales que forman una experiencia humana genuina.

Este estado de felicidad desbordada y continua tiene su origen en una sociedad que reproduce todo el tiempo el ideal de felicidad, productividad, positividad y éxito, condenando el resto de colores que dan forma al amplio arcoíris de actitudes y emociones y por lo tanto, creando expectativas que no corresponden a la realidad.

La positividad tóxica también parte de un enfoque irresponsable de la psicología positiva que asume a la felicidad como el único sentimiento válido y la lleva hasta extremos patológicos, evitando una expresión auténtica de las demás emociones.

Los problemas que acarrea ser positivo en exceso

Esta actitud, en apariencia sana e inocua, se reproduce rápidamente en redes sociales, desde perfiles de influencers y otras personalidades; sin embargo, tener una actitud de positividad tóxica hacia otros todo el tiempo puede llevar fácilmente a la indolencia, el individualismo y la falta de empatía:

Si una persona cercana tiene problemas y lo está pasando realmente mal, es importante aprender a escucharla, validar sus sentimientos y en medida de lo posible ofrecer un apoyo real o una escucha sincera; no obstante, muchas personas con una positividad tóxica resultan incapaces de compartir emociones negativas, aún con su círculo más cercano.

Responder con un “todo estará bien” o “solamente sé feliz”, o minimizar lo que siente alguien más por el simple hecho de que se trata de una circunstancia negativa es un síntoma de positividad tóxica. Este camino también lleva a negar la experiencia de la otra persona y minimizar sus problemas con argumentos tan vacuos y carentes de toda realidad como “si deseas algo, el universo conspira a tu favor” o “mira el lado positivo”.

Una falta de conexión con la realidad

Cuando se lleva al extremo, la positividad tóxica también es una manera de negar la realidad y todos sus matices. Algunas personas que son positivas en exceso terminan por mirar el mundo desde una sola óptica, la del bienestar desbordado como el único sentimiento válido para ellos, una careta que tarde o temprano termina por caerse y revelar un cúmulo de sentimientos ignorados en su interior.

Esta actitud no sólo genera estrés y un desgaste considerable, sino que en el fondo oculta la expresión de sentimientos tan comunes para todo el mundo como tristeza, miedo o inseguridad. A largo plazo, pretender que no existen altibajos en la vida diaria y que todo es color de rosa es una forma segura de caer en una profunda depresión. 

Pasar por momentos de tristeza, fracasos y decepciones es completamente normal y forma parte de un efecto adaptativo crucial para cualquier persona. Experimentar episodios de “sensaciones negativas” es sano, siempre y cuando éstas no se conviertan en patológicas. 

Mantener una actitud crítica hacia cualquier aspecto de la vida no solo es vital, también ofrece una visión realista de cualquier situación y conlleva importantes enseñanzas de vida, lo mismo que aceptar los tropiezos y errores. Negarlos sería igual a ignorar la posibilidad de ser una persona más sabia cada día.

Si crees que tu actitud de vida se alinea con la positividad tóxica, es momento de repensar si eres lo suficientemente sincera contigo o estás negando algún sentimiento, así como relajarte y darte cuenta que fracasar es normal y sentirse triste o insegura es completamente sano y una parte esencial de la experiencia humana.

 

 

información obtenida de :https://americanhealthandfitness.com.mx/salud/positividad-toxica-que-es/#:~:text=La%20positividad%20t%C3%B3xica%20es%20la,forman%20una%20experiencia%20humana%20genuina.  

TE PUEDE INTERESAR

Este curso le proporcionará las herramientas necesarias para que usted pueda comprender cómo regular y controlar sus propias emociones, bajo la finalidad de fomentar el crecimiento personal, la posibilidad de afianzar y mejorar sus relaciones afectivas y responder de forma adaptativa a los diversos desafíos de la vida diaria

Leer más »
A %d blogueros les gusta esto: